3 mar. 2005

Anacronismo

Llegué entonces a una posada y recibióme una mujer de una belleza tan huida que pensé tal dama lograría más conversiones al cristianismo que el mismísimo Papa, pues en diciéndome que ya me atendería su hijo, sólo podía pensarse en la intervención del Espíritu Santo.

No hay comentarios.: