3 mar. 2005

En el lugar de las manchas, de cuyo nombre no quiero acordarme...

Señor Matsumoto: El hombre debe ser como la caña de bambú, flexible pero fuerte para soportar los más terribles vientos, tempestades que azotan este pequeño bote de la existencia que es el yo.
Yo: Mmmm... ¿qué?
Señor Matsumoto: Su saco estar listo, señor.

1 comentario:

Pájaro dijo...

Yo siempre tuve la teoría de que, como cada uno de los símbolos chinos y japoneses no son letras sino partes de ideas, lo único que hay que hacer es juntar un par y te sale un refrán o un proverbio....