2 mar. 2008

Destino

La recuerdo vestida de blanco, en aquel momento mágico e íntimo. Penetrantes, sus ojos parecían llamarme desde algún lugar remoto, mientras se movía lentamente y las cosas parecían flotar a nuestro alrededor.
Jamás supe cómo acercarme a una mujer en un campo antigravitatorio.

6 comentarios:

Schwarze dijo...

Probá girar la cabeza y soplar. Si te es imposible y no tenés escrúpulos, usá la propulsión a gas, osea, CAGATE.

Da Hui dijo...

Nooo! la de cagarte no funciona, es peor

Latin Loser dijo...

es obvio, usa un lazo tipo cowboy! siempre hay que llevar uno en el bolso!

Schwarze dijo...

JAJJA, ¿te imaginás?
Primero querés acercarte y te cagás para la propulsión pedorra... luego frente al estruendoso pedo, ves que de anda sirve y querés esconderte de vergüenza... Lástima. Si no sirve para un lado, tampoco para el otro.
Podes ir sacandote la ropa e ir atándola, asi hacés un lazo, y ya estás listo como un boyscout para cuando la tengas al lado.

Pescáu dijo...

Che, no me gustó el final: yo pensaba que hablabas de una media en un lavarropas. Una lástima.

Javier dijo...

¡Intentá ir a la velocidad y doblar 90º!